SJL: hombre es baleado después de que pusiera una denuncia contra delincuentes

La víctima recibió cuatro impactos de bala de los criminales que le robaron el teléfono móvil. Ahora el hombre está luchando por su vida en una cama de cuidados intensivos. Dos de los implicados son menores de edad.

En San Juan de Lurigancho, un hombre fue víctima de robo por parte de un malhechor de su zona. Tras el asalto, él decidió realizar su denuncia ante la comisaría de Caja de Agua. Sin embargo, el delincuente cobró venganza al enterarse sobre este hecho.

La madrugada del último sábado 11 de diciembre, Edgar Melgarejo salió de su vivienda cuando sufrió el hurto de su celular. Luego, acudió a la comisaría para entablar su denuncia respectiva; sin embargo, al día siguiente, el delincuente que lo asaltó, lo esperaba para golpearlo y realizarle un corte profundo en la cabeza.

En las imágenes de la cámara de seguridad publicadas por América, se observan cuatro sujetos que golpearon al hombre hasta que le dispararon cuatro veces en el abdomen y los brazos. Su hermana Cecilia Melgarejo dijo que los ladrones lanzaron más proyectiles al aire.

Después de lo ocurrido, los malhechores huyen mientras los familiares corren a ayudarlo y lo llevan al Hospital Hipólito Unanue.“Los delincuentes lo buscaron porque puso la denuncia. (...) En el nosocomio nos han dicho que su situación es complicada. Él esta ahora en una cama UCI”, manifestó la pariente.

“Los médicos nos han dicho que no tiene recuperación. Pero, sobre todo, nos indigna que el hampón esté libre. Pido justicia y que atrapen a los delincuentes que son de la zona”, añadió.

En lo que había dicho, Melgarejo aseguró que el delincuente que disparó sería un menor de edad. “Son dos menores de edad quienes participan. Varios vecinos saben que roban por el sector”, acotó.

Los residentes del barrio también están exigiendo justicia y que los involucrados sean arrestados, que generalmente atacan con un arma y en una motocicleta lineal. Finalmente, la familia ha pedido garantías a la PNP porque los ladrones pueden tomar represalias contra ellos.