Expediente del juez que llevó nuevamente a prisión a Keiko Fujimori

Hasta enero de este año estuvo ejerciendo como juez especializado del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria de la Corte Superior de Justicia de Arequipa

El juez arequipeño, Víctor Raúl Zúñiga Urday, que preside el Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional de la Superior Especializada en Crimen Organizado y Corrupción de Funcionarios, fue quien ordenó prisión preventiva para la lideresa de Fuerza Popular,  Keiko Fujimori, investigada por presunto lavado de activos y otros casos relacionados a la empresa brasileña Odebrecht.

El expediente de Zúñiga a lo largo de su actividad laboral empezó en 1988 en Arequipa, y se ha desempeñado en diversas funciones, desde auxiliar, secretario y juez.

En el 2004 fue nombrado juez especializado en materia penal. Luego fue designado juez superior provisional. Está experiencia lo llevó a asumir en febrero del 2019, el titularato del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria de la ciudad blanca, reemplazando al juez Ángel Ernesto Mendívil Mamani. 

Dicha investigación del “Caso Cócteles”, que involucra a Keiko Fujimori y a otras figuras de Fuerza Popular, era llevada por el magistrado Richard Concepción Carhuancho.

Sin embargo, la defensa de Jaime Yoshiyama presentó una recusación en su contra, atribuyéndole la falta de imparcialidad a raíz de algunas decisiones de su despacho, la misma que fue declarada fundada por la Segunda Sala Penal Nacional de Apelaciones.

Casos memorables de Víctor Zúñiga

En agosto del 2017, su despacho declaró inconcebible un recurso de hábeas corpus presentado por la defensa de Ollanta Humala y Nadine Heredia Medida que tenía como objetivo que la expareja presidencial afronte la investigación en su contra en libertad. En ese momento ambos cumplían prisión preventiva.

También fue clave en la condena del exjuez superior Percy Gómez por maltrato hacia su colega Sandra Lazo de la Vega. El juez apoyó a su compañera de trabajo para que las hostilidades del magistrado no fueran impunes. Gómez fue condenado a 3 años de cárcel por difamación.

Asimismo, mientras pertenecía a la Primera Sala Penal de Apelaciones de la Corte de Arequipa, anuló el juicio oral que exculpaba al expresidente regional Juan Manuel Guillén Benavides y cuatro exfuncionarios acusados de contratar directamente a proveedores, al margen de la ley.